identificar | Nóvament
identificar

Valorando mi Estrategia

Por: Marco Baca En los últimos años, el tema de Cultura ha representado algo relevante para las empresas que buscan el alto desempeño pero, ¿realmente te has puesto a pensar que significa Cultura? Seguramente lo primero que se te viene a la mente es: tener un buen ambiente laboral, que me traten bien y llegar […]

Por: Marco Baca

En los últimos años, el tema de Cultura ha representado algo relevante para las empresas que buscan el alto desempeño pero, ¿realmente te has puesto a pensar que significa Cultura? Seguramente lo primero que se te viene a la mente es: tener un buen ambiente laboral, que me traten bien y llegar temprano.

Y en efecto así es, sin embargo esto solo representa una pequeñísima parte de todo el contexto sobre el tema. Para corroborar esto, se le hizo la misma pregunta a un grupo de colaboradores de las áreas operativas de una empresa manufacturera y la mayoría contesto casi, sino es que lo mismo. Pero ¿qué pasaría si se les reformula la pregunta y lo relacionas la vida cotidiana?, es decir, ¿qué es la cultura mexicana? Y de manera casi automática respondieron: tradiciones, costumbres, colores, diversión comida y hoy en día, hasta corrupción.

Precisamente ahí encontramos el secreto de la Cultura y para poder definirla siempre es importante saber qué es lo que vive actualmente en la organización, desde la manera de trabajar, comunicarse, medirse y hasta cómo se toman las decisiones. Todo esto te permitirá identificar cualitativa y cuantitativamente dónde estás parado, qué se disfruta, qué te detiene, qué te frustra y qué resultado estás obteniendo. Es aquí donde tomamos consciencia y tenemos que traducirlo en un plan de acción estratégico.

El reto es pasar de una simple Cultura a un Cultura Estratégica, ¿cuál es la diferencia? Toma nota de los siguientes puntos:

1.- Define el rumbo de la empresa, es decir hacia dónde y cómo la quieres llevar.

2.- Identifica tus diferenciadores para poder potencializarlos durante el proceso.

3.- Define tus objetivos e indicadores que te permitirán medir si estás en el camino correcto.

4.- Identifica a los protagonistas que te llevaran a alcanzar el objetivo y colócalos en el lugar adecuado conforme a sus habilidades, capacidades.

5.- Define y contextualiza aquellos valores y comportamientos que el equipo de trabajo deben, no solamente escribirlos, sino comprenderlos, aplicarlos, adoptarlos y llevarlos al siguiente nivel.

¡Atención! Los comportamientos deben de ir estrictamente relacionados al rumbo y objetivos que trazaste para tu organización. Recuerda que no solo se trata de llevarse bien, sino de desarrollar en los colaboradores un sentido de pertenencia genuino, un modo de vivir su trabajo y una buena práctica, que lo llevara a cumplir sus metas y superar las expectativas.

Entonces, estás listo para hacerte la siguiente pregunta ¿qué tipo de Cultura necesita tu empresa? Recuerda que el reto más importante es llevarla al siguiente nivel, diferenciarse y valorarse estratégicamente.