Estrategia | Nóvament
Estrategia

¿Operación vs Planeación? Difícil decisión

Por Mauricio Leal Goldstein En muchas ocasiones me ha tocado escuchar a los directores y directoras de empresas pequeñas y medianas decir “Me encantaría hacer planeación, pero tengo que decidir entre operar y planear”, en lo personal me parece que esa es una de las principales creencias limitantes en los negocios que impide que muchas […]

Por Mauricio Leal Goldstein

En muchas ocasiones me ha tocado escuchar a los directores y directoras de empresas pequeñas y medianas decir “Me encantaría hacer planeación, pero tengo que decidir entre operar y planear”, en lo personal me parece que esa es una de las principales creencias limitantes en los negocios que impide que muchas empresas desarrollen el máximo de su potencial.

Es entendible preocuparnos por lo inmediato, necesitamos que las cosas operen de la manera adecuada, pero qué pasa si no podemos ver hacia dónde nos estamos dirigiendo, si no revisamos que lo que hacemos en el día a día nos está llevando en la ruta adecuada.

Una analogía sería que nos subamos en nuestro carro y manejemos, estamos operando y avanzando, pero ¿Hacia dónde vamos? ¿Cuánto vamos a tardar en llegar? ¿Cada parte del auto esta haciendo su trabajo? ¿Nos va a alcanzar la gasolina?, al responder estas preguntas estamos planeando nuestro viaje.

Actualmente, estamos enfrentando momentos de incertidumbre, nuestras empresas están siendo afectadas por las políticas económicas, la transformación digital 4.0 y los cambios en el comportamiento de los consumidores, ¿Podemos darnos el lujo de no planear en donde queremos que nuestra empresa este en 5 años?

¿Cuáles deben ser los elementos básicos de tu plan estratégico?

Responsable: Área dentro de la empresa comprometida con el logro de ciertos objetivos del plan, ejemplo: Gerencia Comercial

Objetivo: Lo que quieren lograr, ejemplo: Aumentar nuestras ventas en X%

Metas: Son las actividades que implementaran para lograr el objetivo, ejemplo: Implementar estrategia de venta en línea.

Duración: Es el periodo de tiempo que la empresa se enfocará a realizarlo, ejemplo: Plan Estratégico 2025.

Estrategia que aumenta el rendimiento laboral

El Financiero, Lunes 22 de octubre del 2018 pag. 6 César Sánchez, csanchez@elfinanciero.com.mx El diseño de una cultura estratégica y su correcta alineación con los objetivos de la empresa ha permitido a muchas compañías duplicar el tamaño de sus ventas y hasta triplicar su flujo de operación, señaló Jesús Enrique Pérez, director general de Nóvament. [...]

El Financiero, Lunes 22 de octubre del 2018 pag. 6

César Sánchez, csanchez@elfinanciero.com.mx

El diseño de una cultura estratégica y su correcta alineación con los objetivos de la empresa ha permitido a muchas compañías duplicar el tamaño de sus ventas y hasta triplicar su flujo de operación, señaló Jesús Enrique Pérez, director general de Nóvament.

En entrevista, el directivo de la firma regiomontana de consultoría mencionó el caso de una empresa a la que brindan asesoría, que al cambiar su estrategia de atender sólo el mercado interno y enfocarla también al externo, lograron que el flujo operativo se haya triplicado en sólo dos años.

Explicó que un cambio cultural, de cambiar por cambiar, no tiene ningún fundamento y no te lleva a ningún lado, tiene que haber un objetivo claro.

Aclaró que el tipo de cultura que las empresas deben implementar depende de los objetivos que quieran lograr, ya sean mayores ganancias, ventas, presencia en el extranjero o algún otro.

“Al fijar objetivos debemos determinar cuáles son los dos o tres comportamientos de la gente que me van a ayudar a cumplirlos y cuáles son los dos o tres hábitos que tengo que eliminar para que no me estorben”, explicó.

Y es que detrás de los resultados de negocio siempre hay personas, que al sumar la manera de comportarse y actuar, forman una cultura que a veces ayuda o en ocasiones limita el cumplimiento de objetivos.

“Si queremos mejorar nuestros resultados y el cumplimiento de objetivos, debemos entender por qué la gente se comporta como se comporta; por qué desarrolla sus actitudes y cómo estas impactan nuestros resultados”.

Una vez teniendo esto, detalló, podemos saber qué cosas debemos ajustar en el comportamiento de nuestro equipo de trabajo; no solo para cumplir al 100 por ciento los resultados, sino para excederlos.