equipos efectivos | Nóvament
equipos efectivos

La Cultura NO es una tarea solo de RH

Por Daniel Ibarra, Director de Consultoría de Nóvament Dirigir una empresa o un área, es un trabajo donde cada acción y cada decisión, implica una infinidad de factores que se deben tomar en cuenta. En nuestra experiencia, los dos principales aliados de Directores y Directoras, para lograr que sus organizaciones tengan mejores resultados a lo […]

Por Daniel Ibarra, Director de Consultoría de Nóvament

Dirigir una empresa o un área, es un trabajo donde cada acción y cada decisión, implica una infinidad de factores que se deben tomar en cuenta. En nuestra experiencia, los dos principales aliados de Directores y Directoras, para lograr que sus organizaciones tengan mejores resultados a lo largo del tiempo, son la Estrategia y la Cultura.

Por un lado, la estrategia ofrece una lógica formal para los objetivos, mientras la cultura guía la actividad y los comportamientos de las personas,  a través de suposiciones compartidas y normas grupales.

Desafortunadamente, muchos líderes, dejan a la cultura sólo en Recursos Humanos, donde se vuelve un tema secundario, que se aísla de la relevancia que se le da a los planes, acciones y presupuestos que vienen de la estrategia, y es aquí cuando la estrategia y el logro de objetivos empiezan a complicarse.

Cuando hablamos de cultura nos referimos a este fenómeno dinámico que nos rodea y que siempre se está auto creando con cada interacción y cada comportamiento de todas las personas de la empresa, pero también al conjunto de estructuras, rutinas, reglas y normas que guían y limitan el comportamiento de todos en la empresa.

Si entendemos la dinámica de la cultura, será menos probable que estemos desconcertados, irritados y ansiosos cuando nos encontremos con el comportamiento desconocido y aparentemente irracional de las personas en nuestra empresa.

Por eso, un mensaje relevante para los líderes es: que traten de comprender la cultura que se vive en sus empresas. Esta capacidad de percibir las limitaciones de la cultura y de hacerla evolucionar de acuerdo a las exigencias de la empresa y la estrategia, es la esencia y el desafío final del liderazgo.

Hay que recordar que lo que funcionó en el pasado puede que ya no funcione en el futuro, y lo que funcionó para una compañía puede no funcionar para otra

Si lo más relevante para una organización es asegurar su alto desempeño y el alto desempeño se logra al ejecutarla a través de esa compleja dinámica que es la cultura, entonces una de las cosas realmente importantes dentro de la acción directiva, es crear y gestionar la cultura. El talento de los líderes, es su capacidad para comprender y trabajar con la cultura; y un acto supremo de liderazgo, es destruir y re construir la cultura cuando se considera contraria y disfuncional a los planes de la empresa.