Crecimiento Empresarial | Nóvament
Crecimiento Empresarial

“Que te mejores…”

“Que te mejores…” …decimos o nos dicen cuando comentamos la salud de alguien que no ha andado tan bien. Pero, ¿qué significa mejorar? ¿Cuándo tenemos la certeza de que hay mejora? En el caso de nuestra salud, definirlo es fácil. Las molestias de una salud deteriorada son el parámetro que indica mejoría. La tos, la […]

“Que te mejores…”

…decimos o nos dicen cuando comentamos la salud de alguien que no ha andado tan bien.

Pero, ¿qué significa mejorar? ¿Cuándo tenemos la certeza de que hay mejora? En el caso de nuestra salud, definirlo es fácil. Las molestias de una salud deteriorada son el parámetro que indica mejoría. La tos, la fiebre, los dolores, desaparecen… es la mejor muestra de que hay mejora.

Definir MEJORA CONTINUA no es así de fácil para las empresas. Cada quien, respecto de sus prioridades y conforme a su modelo de negocio, define ese concepto que se ha convertido en aspecto vital para muchas empresas.

¿Mejorar la organización es necesariamente quitarle sus males, como en el caso de nuestro cuerpo? Las teorías empresariales nos dicen que no tanto… más bien parte de que la empresa ya está bien, pero tiene como filosofía seguir mejorando.

Optimizar recursos como materia prima, tiempo, colaboradores y áreas involucradas… eso define la mejora para algunas consultoras.

Para otras mejorar, paradójicamente, significa recortar personal, hacer mucho con poco, hacer cada vez más con cada vez menos.

En Nóvament lo hacemos personal. Para nosotros qué significa mejora lo dictan la cultura de la organización y sus objetivos estratégicos.

La empresa debe responderse primero en qué aspecto pretende mejorar y eso está ligado a su planteamiento estratégico.

En Nóvament ayudamos a tener claridad en las variables de mejora.

Por ejemplo, algunos no pretenden crecer, no al menos como meta de corto plazo, y lo que quieren es consolidarse: financieramente, en su participación de mercado, etc…

Teniéndolo claro, sigue determinar la estrategia a seguir para lograr esa mejora y hacerla una variable que rija la operación de todas las áreas o solo las relacionadas.

La filosofía de mejora debe responder primero la pregunta más crucial, ¿cuál es la variable y de dónde parte su medición?

Las soluciones se personalizan según el propósito pero sólo hay mejora cuando existe un métrico impactado o un resultado medible.

 

Mejora Continua

Milenio Guadalajara, Jueves 21 de marzo del 2018 pag. 27 En México, hasta el 70 por ciento de las empresas están inmersas en algún proceso de mejora, innovación y transformación, a fin de tener mayor productividad y sobrevivir en el mercado. Al dictar la conferencia “La responsabilidad de los líderes en el fracaso de la [...]

Milenio Guadalajara, Jueves 21 de marzo del 2018 pag. 27

En México, hasta el 70 por ciento de las empresas están inmersas en algún proceso de mejora, innovación y transformación, a fin de tener mayor productividad y sobrevivir en el mercado.

Al dictar la conferencia “La responsabilidad de los líderes en el fracaso de la mejora continua”, la directora regional de Nóvament, Erika Reyes, aseguró que uno de los principales errores en los que incurren directivos de compañías es no saber cómo transmitir el mensaje adecuado a los trabajadores.

Lo primero, dijo, es definir hacia dónde se quiere ir y luego, ser claro al momento de dar a conocer la misión y visión de la empresa. “Analizar de dónde estamos partiendo para poderles informar cuál es el camino del punto A al B; aparte de vender la idea, (hay que) plantear bien la ruta y el compromiso del mismo directivo, porque muchos queremos cambios, queremos que lleguen a la juntas, que entreguen reportes productivos, pero el primero en fallar es el director”, expuso.

Las palabras ilustran, pero el ejemplo arrastra, destacó al señalar la importancia de que al trabajador o empleado conozca los beneficios de la innovación. “Involucrarlos y hacerlos partícipes, generalmente todos los directores traen estas grandes ideas queremos cambiar, queremos rentabilidad pero venderle al miembro de la organización porque es necesario tener más rentabilidad.

“Todos estamos dispuestos a cambiar si tenemos identificadas las ganancias de ese cambio”, resaltó. Generalmente, los directores de empresas traen estas grandes ideas, pero fallan al momento de transmitir y compartir los proyectos. “Es necesario venderle al miembro de la organización porque es necesario tener más rentabilidad o porque es necesario estar más involucrado o porque generar mejores proyectos eso cuesta trabajo”, apuntó. _