¿Cambiar a la mitad del camino? ¿Cómo saber? | Nóvament

¿Cambiar a la mitad del camino? ¿Cómo saber?

Por: Daniel Ibarra

Durante el segundo semestre del año, las empresas y sus directores se encuentran frente a un dilema: analizar los logros respecto al plan del año que aún no termina y comenzar a plantearse los retos y planes del siguiente; esta dicotomía debería existir en los Directores Generales con una visión más lejana que sólo el año entrante.

Justo allí nos preguntamos: ¿Qué ha pasado con nuestros objetivos y la ejecución de la estrategia? Más aún, ¿Cómo respondemos a un entorno de incertidumbre como el que estamos enfrentando?

Recordemos que una buena estrategia es el primer paso, pero el verdadero talento directivo se deja ver con decisiones diarias y mecanismos para evaluar constantemente su impacto y su avance en la estrategia.

Los objetivos estratégicos deberían guiar las acciones y las decisiones de todos los colaboradores, y sus indicadores darnos elementos para ajustar y re-localizar recursos en el camino y hacer frente al entorno.

Las grandes estrategias se ejecutan, no se diseñan

Si te estás preguntado qué ha pasado con tu estrategia y tus objetivos, te damos cuatro puntos de reflexión que debes seguir para evaluar si los resultados se han dado de la manera que esperabas.

Responde a conciencia lo siguiente:

  1. Tu equipo y sus equipos, ¿conocen los alcances y límites de su toma de decisiones?
  2. La información que todos necesitan, ¿fluye en los sentidos que se requiere para tomar decisiones y actuar?
  3. ¿Tu equipo está motivado por la estrategia y sus objetivos?
  4. La estructura y los sistemas de la empresa, ¿permiten actuar para el logro de los objetivos?

Va una pregunta más de reflexión, para dejar al final, pero cuya respuesta puede dar mucha luz:

  1. Los indicadores y los objetivos, ¿no son factores críticos de mi negocio y por lo tanto, me resultan irrelevantes?

Si evalúas lo anterior podrás hacer un viraje ordenado y enfilarte a un cierre de año sólido, que te permita apuntar a un mejor rumbo no sólo los siguientes 12 meses, incluso algunos años.

Con esto tu organización responderá a tus objetivos de negocio y tus cambios, por inusuales que suenen a medio año, te ayudarán a hacer frente a un entorno complejo.

Si quieres intentarlo podemos ayudarte. ¡Nos dará gusto saber de ti!

  Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *